De nuestro primer viaje

"Mon enfant, ma soeur,
Songe à la douceur
D'aller là-bas vivre ensemble!
Aimer à loisir,
Aimer et mourir
Au pays qui te ressemble!" *

A pesar de que a Baños he viajado muchas veces, en esta ocasión sería diferente,
todo tenía que salir bien, hicimos compras dos días antes del viaje...
Viernes a ver pasajes y más compras, en medio de un corre corre brutal,
en una semana que empezó mal cuando perdí mis documentos, celular y iPod
gracias a los delincuentes.

Con la ilusión a flor de piel como chiquillo que se va de paseo, pasó el viernes,
ya empezando la madrugada del sábado me acosté con la voluntad de levantarme
tempranito.

Fue divertido verla llegar a la estación del bus, seguir su caminado sin que se diera
cuenta y al estar justo detrás de ella sorprenderla y darle un abrazo y un beso.

Cruzamos la ciudad perdiendo la noción del tiempo, incluso tuvimos la oportunidad de
adelantar el transporte que nos llevaría a nuestro destino y tanta fue la emoción que
salimos como chiquillos al andén de salida sin percatarnos que todavía faltaba tiempo
para que salga el bus, como para la anécdota queda que me senté en una banca rota
y me fui de oreja y solo atiné a reirme.

Llegado el momento, subimos al bus, con nuestras provisiones y golosineamos, en el
trayecto, pasamos tan divertidos que ni siqiuiera extrañamos que no se hayan puesto
ni una peli de Van Dame ni de la india María, nada. Me auspicié a la salida de Ambato
la fundita de chochos que tanto le gusta a la novia y llegamos a la pequeña ciudad
asentada a los pies del volcán.

Buscamos el hostal y no demoramos mucho en encontrarlo, nos dieron una habitación
alta y acogedora, salimos a recorrer la ciudad y en medio del almuerzo pude ver el
golazo de Milito, el segundo, el que le daría el título al Inter, Aguante Mourinho
(disculpas por el arranque futbolero del momento) y le mostré mi lugar favorito, el
viejo puente y caminamos entre risas, resbalones y picados de mosco, escuchando
músiquilla gracias a estos teléfonos que le dan play a los mp3.

Todo era magia y en la noche la farra a lo bien, bailamos dándonos el uno al otro como
si no existiera nadie a nuestro alrededor, digamos que la gente que abarrotaba el lugar
estaba como de adorno, vuelta al hotel con una botellita en mano a brindar por ella, por
mi, por nosotros y lo que vendrá, hasta dormir acurrucados.

Amanecer con tan grata compañía me sacó una sonrisa desde el fondo de mi corazoncito
y siempre es difícil dejarla, conversamos mucho en esa mañana y esa tarde antes de volver,
sesión de fotos incluída, nos sirvió mucho para conocernos, el retorno tuvo un componente
especial, compartir nuestro primer barcelona - Liga, en un bus, escuchando en radio, se hizo
la apuesta del caso, que terminó en tablas y terminará en tapas y vinos, en una noche que
será excepcional.

Se viene Sabina y con ella, Contigo tiene mucho sentido...

Esta historia se sigue escribiendo con altos y bajos, pero yo me quedo con los altos y aprendo de los bajos...

Escribo esto mientras espero verla de nuevo...

* Fragmento de L´invitation au voyage de Charles Baudelaire

2 lo que dixe la gente:

andrescontilde dijo...

qué post más alhaja amigo... es buena dosis esa de compartir las alegrías.

Andreilate dijo...

Y la seguimos escribiendo... con puentes, zhumir sandia, Sabina y bailes... cosechando de la felicidad pero esa sincera e irracional. Besos.