La dolorosa y triste historia que acabo cuando el pana se mucho a la princesa imaginada

Estimado lector antes de leer esto debes ser advertido que este relato no acaba bien

“Sentiste alguna vez lo que es tener el corazón roto,
sentiste a los asuntos pendientes volver hasta volverte muy loco,
si resulta que sí, si podrás entender lo que me pasa a mí esta noche,
ella no va a volver y la pena me empieza a crecer adentro,
la moneda cayó por el lado de la soledad…”
Andrés Calamaro - Crímenes perfectos

Bueno esta historia tiene su origen en un aula de clases como cualquier otra hace casi 5 años, en esa época hasta menor de edad era yo, primer día de Universidad, un mundo nuevo se abría, a los 6 años volvía a tener compañeras, ya que estudie en colegio de hombres, en días previos a ingresar a la Universidad había chateado con una chica que iba a entrar a mi misma carrera y habíamos tenido una interesante conversación, nunca pensé que habría otra chica de su mismo cole que entraría a la misma carrera, el asunto fue que en mi primer día fui deslumbrado por esta muchacha de cabellos oscuros y tez morena, pensando que era la chica del Chat por la info obtenida durante la primera jornada me aproximé y le dije si no se acordaba haber chateado conmigo, ariscamente me dijo que a lo mejor era una chica del mismo nombre de su mismo cole pero que entró al otro paralelo y se marchó, helado, pasmado me quedé y bueno, luego me enteraría que su forma de ser estaba limitada por la existencia de un novio colegial que no entró a la carrera y que no se permitía hablar con otros hombres. Yo ya había tenido suficiente con mis relaciones pasadas así que decidí ignorarla tal como ella hacía con los compañeros y mi vida siguió como siguen las cosas que no tienen mucho sentido durante como dos años, tiempo en el cual se cansaría de su novio.

Para cuando ella se cansó de su novio yo ya había tenido un par de intentos fallidos de tener una relación con alguien y había terminado con 2 relaciones, si bien todas cortas, el asunto es que mientras hacía yo de voluntario en el FSA Foro Social de las Américas en Quito me encontré casualmente con ella en el stand de tinta ají, se encontraba vendiendo suscripciones y así fue como comienza propiamente la historia entre ella y yo, si es que en realidad existe o existió esa historia, bueno el asunto es que hablamos de todo un poco y me comentó que ella ya no tenía novio y yo le conté que ya no tenia novia, ni siquiera cambiamos números telefónicos, solo charlamos, lo que yo no sabía es que se había mudado cerca de mi casa y que el semestre próximo seríamos hasta compañeros de viaje a casa, el asunto es que los primeros días de clase se ofreció a llevarme para conocer mejor las rutas supongo y luego se juntaron un par de amigas más y así surgió el recorrido, era interesante toda esta movida del recorrido, nos divertíamos mucho tarde tras tarde, no obstante siempre hay efectos no previstos y desde aquella época surgieron todos mis problemas en torno a ella, quien no tardaría en convertirse en la princesa de mis cuentos, mis sueños y fantasías.

Resulta que el hecho de tener horario vespertino en la Universidad se prestaba para contar con noches de tráfico con Luna, a veces llena, cuarto menguante, cuarto creciente o a veces sin Luna, no contaba con que aquello que se conoce como atracción empezaría a ponerse en marcha bajo los efectos narcóticos de la Luna, sobretodo cuando se bajaba la penúltima pasajera y me quedaba como único pasajero y copiloto a escasos centímetros de nuestra bella conductora, y el tiempo pasó y comenzamos a salir el grupo del recorrido a farrear, en fin se volvió una amistad interesante y por largo tiempo esto funcionó muy bien, hasta que apareció en mi una necesidad de escribir al llegar a casa todas aquellas frases que morían en mi tráquea antes de ser pronunciadas por temor a no se que, luego vinieron las noches de desvelos después de las farras o los conciertos, cómo olvidar la noche del concierto de Juan Luís Guerra, en la localidad del frente se observaban las siluetas de unos enamorados que bailaban y se amaban como si no existiera mañana y surgió de allí la idea de algún día llegar a amarme con la ya en ese momento princesa.

“…y perder la razón en un juego tan real…” Héroes del Silencio-La Herida

Noches y noches pasaron, hasta que llegó Navidad, si mal no recuerdo ella vendía chocolates y me convertí en cliente más que frecuente, en la cena de Navidad me metí los tragos a tal punto que me comenzó a traicionar mi inconciente y le dije todo lo bella, inteligente, y perfecta que era, no sin antes haber adornado de cualidades al resto de amigas para no despertar sospechas, no puedo creer que haya de hecho pensado que no se darían cuenta, luego hasta había jugado verdad o desafío, con resultados desconocidos hasta la fecha, perdí la memoria de gran parte de esa cena hasta como tres semanas más tarde, diría yo demasiado tarde, el asunto que como nunca hablamos por teléfono en Navidad y en año viejo, jamás habíamos hablado tanto en el teléfono y hoy supongo que tenía relación a lo dicho en la cena, no supe advertirlo y comencé el año con pie izquierdo a tal punto que por un par de imprudencias cometidas opté por exiliarme voluntariamente del recorrido.

“Te extraño cuando llega la noche
Pero te odio de día, después me subo a tu coche y dejo pasar la vida
creo que, debería dejarte, irme lejos no volver,
pero es inútil negarlo que tu me estas atrapando otra vez,
contigo solo puedo perder
” Los Rodríguez -Tú me estás atrapando otra vez

Luego durante mi autoexclusión del grupo de las farras y todo se produjo lo que yo llamo el reconocimiento de la princesa como bella y se acercó al mundo de los lindos de la U, incluido “el del reality Robinson Ecuador”, a la farándula alternativa quiteña con los 38 que No juega y luego con los Muscaria, el asunto fue que luego me reincorporé pero ya no salía con ellas, y algo sabía de lo que hacían sin mayores detalles, así pasaban las cosas hasta que llegó su cumple y decidió hacer fiesta en su casa, como buen “pana” llegué primero a ayudar a arreglar todo, me llevé la primera sorpresa de la noche cuando me enteré que iba a poner música en su equipo desde la compu y no tenía la menor idea de cómo lo iba a hacer, así que fui a mi casa por el cable adecuado y al llegar a su casa de nuevo me enteré que no había música ni mezclador y regresé a ver el mezclador y la música de mi casa y así en pocas terminaría mezclando aquella noche, lo peor de la noche fue como le rogaba al Muscaria, quien le llevaría el día siguiente a Casa Blanca, le perdone por no haberle hecho mucho caso esa noche y que cambie esa cara y que ella quería estar con él… a su vuelta de la Costa este sería su nuevo novio, entre copas al menos aquella noche tuve un gracias que parecía sincero de su parte, y decía que me apreciaba y la tuve entre mis brazos y no hice nada, aunque era muy fácil plantarle un beso al menos, pero sabía que ella no se acordaría y yo no quería tener sus labios o su cuerpo, quería tener su esencia su todo y aparte el Muscaria estaba sentado en un sofá atrás de nosotros.

Llegué a casa destrozado, luego la noticia de su partida a Casa Blanca no ayudó a la reconstitución anímica y así fue que paso algún tiempo hasta que se deshizo del pana rocker este, no tengo nada contra ese gremio por si acaso, yo había perdido para ese tiempo una valiosa oportunidad de querer por no desenamorarme, de la princesa, pasó el tiempo y en más de una salida cuando me pegaba los tragos contaba mis penurias al que era y al que no y en esa época precisamente un compañero llegó al punto de golpearme para que deje de sufrir por ella, obviamente tragueados ambos, aparte que ya había gritado a ambos paralelos que la amaba, este compañero intentaría besarla tiempo más tarde y fracasaría en su intento y claro no me diría nada, necio, en todo caso no hice caso a las advertencias que debía buscarme otra ilusión, algo que me vaya mejor según él , pero bueno el carácter obsesivo se presentó fuerte en mí en ese aspecto durante largo tiempo, aún sabiendo que ella nunca me dio a entender que quería algo conmigo, salvo una amistad cuando la quiso, el hecho es que si hubiese escuchado hace año y medio no estaría escribiendo estas líneas.

“…y aunque alguien me advirtió nunca dije que no y ahora tengo que esconder las heridas…” Los Rodríguez - Tú me estás atrapando otra vez

A pesar de todo intente enamorarme de otras personas, incluso hasta lo hice durante algún tiempo, sobretodo por que a raíz de esta salida donde todo el mundo sabía que mataba por ella comenzó un distanciamiento grande entre nosotros, a tal punto que no me enteraría de sus cambios de casa, de celular, de novios y tantas otras cosas, y bueno ya no éramos compañeros, estaba ella en otro paralelo, se produjo su incursión breve en el mundo del modelaje y nuestras vidas no se cruzaban mucho, sin embargo en las salidas conjuntas me sentaba a su lado a momentos del viaje y conversábamos más de una vez me leyó las manos, nunca le dije que ya lo había hecho en otra salida en el pasado, porque me agradaba que me diga que tendría un matrimonio feliz aunque me relataba que su mano le deparaba una relación pésima antes de encontrar la felicidad y en mi mente imaginaba que esas líneas se podrían unificar si yo no hacía mi vida hasta que ella fracasara y pudiera ser feliz conmigo, como verán a estas alturas ya estaba mal yo.

Hubo momentos duros de mi vida en los que en mi depresión le escribía demandando consuelo o aliento y ella siempre tenía las palabras precisas para ponerme bien, tenía esa suerte de superpoderes de rehabilitación en mí. El distanciamiento ocasionó que cada vez que la veía me emocionara cual niño pequeño que vuelve a ver su película favorita, con efectos autodestructivos, para esa época toda palabra de aliento de su boca o mensaje de celular o msn se convirtió en maná sagrado para mí, así que todas las salidas me volvía a enamorar perdidamente, aunque con el tiempo me daba cuenta de sus cambios y sin embargo la seguía queriendo, pues era la princesa de mis sueños, así fue que pasaba largas temporadas de no verla ni pensarla hasta que irrumpía de repente en mi vida y con su llegada tambaleaban mis estructuras sentimentales, no crean que no intente sacármela de mi mente en varias ocasiones, incluso firmemente decidido, a veces lo lograba otras no, por ejemplo estuve tranquilo un buen tiempo hasta su último cumple.

Días antes fue la novatada donde me di cuenta de mis sentimientos remanentes, antes de… mismo me di cuenta de aquello porque no se por que le enseñé a una amiga mi blog donde estaba el mejor texto de amor que había escrito en mi vida y era para ella, texto no entregado, por sugerencia de otra amiga que todavía sale y viaja mucho con ella, este texto data de finales de 2005 y fue que en época del distanciamiento me volví a enamorar de la princesa y bajo la influencia letal de Benedetti le regale un disco con poemas de Mario Benedetti leídos por él, pero al estar según nuestra amiga en común, perdidamente enamorada el objeto de mi afecto de un español, no le entregué el texto, volviendo a lo del blog se me preguntó el por qué no entregué el texto, a lo que respondí sin chistar que prefería tenerla cerca como mi amiga a perderla como ya la había perdido por su distanciamiento producto de que se enteró de lo que sentía y según el funcionamiento femenino que dicta que: uno es el que tiene que darse cuenta que nada que ver y abrirse no es ella la que tiene que ser directa y decir flaco lo siento pero no te has de comer esta tuna, comportamiento que facilita que uno se meta de cabeza a la primera media señal.

Luego yo arrastraba más de 2 años de celibato y decidí dejar al puro, casto y huevas Sebastián en Quito para la novatada, sin embargo no esperaba que al verla bien divertida con un tipo que yo sabía le tenía ganas, cuando fui por una cerveza para ambos, me tomé la cerveza ya que ella no necesitaba y uno que otro trago hasta que me crucé con alguien que medio me tenía ganas y me saqué el despecho. El asunto es que por ser su cumple en semana santa se adelantaron los festejos al miércoles de semana santa inmediatamente luego de la novatada, llegué a su casa a la karaokeada donde luego de unas caipirinhas me volvió el amor y le canté toda la tarde todo aquello que llevaba reprimido durante largo tiempo, incluso se presentó la ocasión de cantar con ella 2 veces y supe elegir 2 temas de momentos espectaculares de mi vida junto a ella, burbujas de amor de Juan Luís Guerra recordando la noche del concierto y esa cogotera bailable que dice “corazón mi vida ven a bailar, dame una oportunidad, que a su debido tiempo también me advirtió del peligro que acarreaba seguir aferrado a una ilusión, todo iba bien hasta que se convirtió en caída y llegaron extraños en su mayoría hombres que querían con la cumpleañera y uno se invisibilizó como de golpe, y luego me metí todos los tragos posibles para salirme de aquello que parecía a la fiesta de hace 2 años en la misma casa previamente relatada y me propuse olvidarla y parecía lograrlo hasta el accidente y la salida final.

“siempre es la misma función, el mismo espectador, el mismo teatro en el que tantas veces actuó…” Héroes del silencio – la herida

La nota es que volví a las muletas justo antes de la salida de campo final y siempre hay el encamoso de las supuestas parejas posibles y por la historia ya conocida por mi promoción de la carrera, según este personaje que fungía de visionario del futuro, todo estaba dado para que me sacara el clavo al menos, el asunto fue que no quería perderme la salida por todo lo que implicaba y lamento haber ido en la precaria condición en la que me encontraba porque pase re mal y no a causa de mi amor platónico, sino que llevaba una carga emocional, sumada a la restricción de movilidad y el descole, espero involuntario del día final, que no me permitieron disfrutar del último viaje. El plan seguía a la perfección pues no caía rendido ante los encantos de ella y tuvimos un pequeño altercado el único día que plegué al chupe. Ella se quedo con sus amigas para hacer un viaje pues había un feriado próximo y me regresé con una angustia de no saber si había arruinado todo para siempre.

“…no es necesaria una explicación conozco historias que no acaban bien…” Filio Lerner - Pensándote

Volvimos a clases y parecía que no había sucedido nada de hecho todo iba de acuerdo al plan, incluso la invité junto a otra amiga al cine, al final cancelaron el viernes pasado y había farra del grupo ese día, por mi condición de muletas para no arruinar la noche ni amargar a nadie decidí no ir, por fortuna, pues que sucedió ese día, mi pana de la U, mi mejor amigo del curso vaciló con ella en frente del grupo, eso explica el misterio con el que mantuvieron lo sucedido el viernes en la noche, por suerte, mi amigo en el almuerzo de hoy me contó lo que tenía que contarme, él me relato sin detalles por supuesto lo sucedido el viernes, incluso llegué a encontrar la situación de lo más normal dadas las circunstancias que no vienen al caso, gesto honorable de su parte y por supuesto que me impactó, pero sirvió para ponerle fin a esta historia… Espero.

Horas más tarde llegaría a las siguientes conclusiones:

Esta historia no podía acabar de otra manera, sin embargo podría llegar a ser un final feliz, pues descubrí que la falla de los últimos años fue creer en la necesidad de estar enamorado, de hecho necesitaba para estar feliz enfocar mis afectos a alguien y así fue que creé todo un imaginario alrededor de ella, comencé a crear en mi cabeza un universo paralelo donde la transformé, le atribuí una suerte de perfección a prueba de críticas a tal punto que sin importar lo que me dijesen ella era y sería la única, la investí de un aire de princesa que intentaba ser rescatada y quién más que yo sería el indicado para tal empresa, lo que es más esa princesa imaginaria de mi historia difiere tanto de la original que me hace fácil hoy cambiar la página por que lo que queda, si alguna vez existió, de la princesa es un recuerdo de una época de mi vida.

Es por ello que todo, pero absolutamente todo lo auto atentatorio de esta historia es mi culpa, deslindo de culpa a la ex princesa, ustedes verán que nunca se me dio alas pero quise volar cual Icaro, estrellándome varias veces por aproximarme al Sol, ya que nunca me armé de valor para decirle nada, ni la abracé como aquella vez que mi papá dio una conferencia a nuestro grupo y ella luego caminando en la U llena de nostalgia por tener a su padre lejos y por poco se desata en llanto y no pude refugiarla entre mis brazos


Y finalmente ahora que la magia ha terminado me siento liberado, no sin antes saber que de no ser por haber escrito esto luego de un trajín nocturno por de la U a la casa a pie y en transporte público y la meditación de los hechos, y sobretodo luego de haber escrito esto, algunos vomitan, otros lloran, otros cantan, yo escribo para desahogarme

1 lo que dixe la gente:

Dani dijo...

o sea...pues qué se puede hacer, a veces sucede que por más que te cruzas con una persona, no se logra concretar nada.

más bien déjalo ir así como vino y sigue en tu camino, algún día se dará en el cual no encontrarás solo a una princesa imaginada, sino a una princesa real para tí.