Conspiración Universal

Ten cuidado con lo que deseas...
Cuántas veces habíamos dejado pasar esta frase por un ladito de nuestras vidas sin ponerle mucho asunto. La elección fue que por "nuestro bien" no podíamos ni debíamos seguir juntos. Así que se acabó.

No es secreto para nadie que me encuentro en una fase de transición, en ese acostumbarme a ya no tenernos, a ese nuevo plan de finales felices y paralelos. A veces me va bien y me meto en el personaje y salgo avante y pareciera incluso estar mejor que ella pero hay días en los que extraño de más. No puedo evitar pensar y extrañar y lo digo, ya no sé qué tan bueno sea decirle que la extraño y no sólo cuando aprieta el frío.

Es duro saben, lo peor es que la distancia se marca y no necesariamente por nosotros, antes hasta sin querer todo acababa jugando a nuestro favor y siempre nos salíamos con la nuestra, ahora la distancia se clava y se ahonda, no coincidimos en tiempo y espacio. Y hay días en que aprovechando del pretexto de la distancia uno u otro decide aprovechar para dar unos pasos un poquito más lejos. Como alguna vez dijimos tenemos que ser fuertes, a veces me es más fácil resistir y morderme los labios y no besarla, a veces ella se pone dura y toma distancia y rompe record del día sin decir te quiero.

Todavía creo que nos aguantamos los besos y los te quieros como machos, no por malotes ni hechos los duros, sino porque no es "buena idea" y de a poco tenemos que acostumbrarnos a la nueva situación.

Y así nos vamos yendo a regañadientes, el uno del otro, lo peor es que estamos concientes pero ya no jugamos para nosotros, sino para los finales felices individuales, ella se va, la pasa bien y a mi me buscan, yo me voy y ella se queda bien acompañada y cada vez estamos más lejitos y nos separamos, así terminamos cada vez más yo y cada vez más ella y menos rastro de nosotros como diría el maestro Sabina.

Yo ya estaría hecho todo un emo y medio, de no ser por todo lo que tenemos y esa capacidad de recordarnos en las cosas leves y profundas disfrazadas de canciones, atardeceres, pelis, entre tantas otras cosas, pero a veces las nostalgias duelen, los días sin su voz, sin su risa pesan y aunque el cuerpo tenga que descansar, terminas escribiendo posts y reescribiendolos a la madrugada, porque ya no le dijiste nada porque ya no sabes nada.

Y te acuestas con unos abrazos por dar, que se suman a una interminable cuenta de abrazos que se quedaron en esas cuentas por pagar que no sabes si avanzará el tiempo para que sean cobrados en ventanilla, antes de que expire eso que parece estar cada vez más condenado al olvido, "ojalá cobre" pienso y suspiro.

Ahora todo conspira para que "lo mejor" se termine dando y la extraño mal, pero trato de pensar que ella está cumpliendo su parte del plan y a pesar de esta conspiración universal, voy a ver a la salida que todo salió bien aunque haya costado mucho.

Y bueno extrañando ando y solo suena en mi cabeza esto de Delgadillo.

2 lo que dixe la gente:

MJOrmy dijo...

Qué manera de cerrar esta reflexión, una de mis canciones favoritas de Delgadillo..
Creo que quedarse con abrazos por dar es más sofocante que estar endeudado..
Fuerza!

Saludos

nat dijo...

Vas a salir de esta como de las anteriores. Estás con full mejor actitud y eso es bueno. :)